Sobre la ciberseguridad en internet y sus peligros

202La proliferación del modelo de la hiperconectividad en la red de internet, como la creciente existencia de aplicaciones y programas que dicen hacernos la vida más fácil, a menudo pueden ser un “caballo de troya” digital en términos de la ciberseguridad. Cuando todo depende de claves, realizamos un creciente número de trámites y procesos diariamente en la red, sea esto desde la computadora de mesa, portatil, o el teléfono celular, tenemos que acceder a un reglamento, que en la mayoría de los casos ni leemos, y abrimos, como es el caso de las aplicaciones de los teléfonos inteligentes, compartimientos enteros de nuestras actividades personales, sin el más mínimo reparo.

No obstante la aparente confianza a prueba de fuego que se pueda tener en las barreras de seguridad de un correo electrónico, de una página de redes sociales, o de un portal de banco donde hacemos operaciones de primera importancia, donde la información es encriptada y enviada en la mana de la red, con la vana esperanza de que así la ilusión de la seguridad es cuasi absoluta. ciberseguridadLejos de estas aspiraciones, vimos recientemente que la empresa rusa de antivirus Kaspersky Lab fue víctima de un ataque desde la red, al igual por ejemplo la televisión pública francesa TV5, que fue saboteada y puesta fuera de linea. No existe institución privada ni pública, ni tampoco ningún gobierno que pueda decir que sus instituciones estén a salvo de algún ataque maligno de un punto desconocido del mundo, como fue el caso del Parlamento alemán, que fue víctima de tal ataque recientemente.

Concretamente hoy en día operamos cada vez más de forma holística, sin por ello tener la certeza de que estas redes sean a prueba de ataques. Dejamos rastros indelebles en la red, con información potencialmente interesante para la reventa o el mal uso por parte de
organizaciones transnacionales cibernéticas, como datos personales, correos con información personal, fotos, claves a cuentas bancarias, etc. Si no es que directamente fueramos vigilados por las agencias de inteligencia de sendas naciones que han convertido en su modus operandi la vigilancia de ciudadanos comunes, donde es incluso más difícil de detectar.

securityLa privacidad y la seguridad de los datos personales es finalmente una quimera, tan inalcanzable como hipotética. En esta era holítistica del internet omnipresente e imprescindible para cada vez más asuntos rutinarios, no podemos saber ni lejanamente cuándo estamos siendo vícitimas de una infiltración sobre nuestros datos. Es por eso que a veces empresas se hacen con nuestro número telefónico de forma inexplicable, hostigándonos día y noche, somos víctimas de publicidad dirigida en virtud de los metadatos que han llegado a la susodicha empresa publicitaria. Pero aún más lejos, podemos ser víctimas de fraudes bancarios mediante la banca electrónica.

Muchas empresas han ofrecido a sus usuarios servicios encriptados y aparentemente a prueba de toda infiltración. Y es entonces que de forma paradójica el mismo primer ministro del Reino Unido, David Cameron propuso prohibir estas prácticas, al considerar que constituían un peligro nacional, al hacer posibles las comunicaciones sin ser detectados por los servicios secretos ingleses, en franco detrimento de cybersecurity-white-100034561-large-1-_hilos usuarios, como incluso de las mismas empresas cibernéticas en Gran Bretaña.

La parádoja queda por lo tanto abierta y la ilusión de seguridad seguirá siendo probablemente una quimera que por lo visto el gobierno inglés no tiene la más mínima intención de permitir para sus súbditos, por razones de la seguridad del estado. El usuario común, con o sin el conocimiento, no le queda más que creer en la quimera de la aparente seguridad cibernética a prueba de lo contrario.

Anuncios

Sobre la extinción de la manuscrita en el siglo XXI

Con todo progreso viene un perdedor de turno. Con la digitalización vino la muerte de su predecesora a la escritura en teclado o pantalla, la manuscrita. Esta habilidad que por siglos y siglos fue la forma más sofisticada de transmisión de información hoy doy vive sus últimas horas, dicen algunos expertos en la materia. Con la creciente presencia de aparatos y la lenta desaparición del papel en lo cotidiano,vemos que junto al papel, también desaparece el ejercicio de la escritura manuscrita enteramente.

391_thumbCuando la generación actual no creció en otro mundo que el digital, alguno se preguntará como se comunicaba la gente antes. Ahora de ahí a ver cómo hay personas que tiene escasa o nula habilidad de escritura, esto no es más que el reflejo mismo de la evolución de la comunicación per se.

La sociedad de los siglos pasados incluso tenía una categorización de tipos de escrituras, donde se tenía diversidad de expresión gráfica, gótica, cursiva, manuscrita, etc. Hoy en día más allá del hecho de que no se escribe en papel ni con pluma, o tan raramente, llevó a que haya oficinas sin portavasos, ni papel a la mano; cosa tan arcáica en este mundo del siglo XXI. Si excluimos la firma reglamentaria que tenemos que producir en ocasiones por razones legales, o los formularios migratorios de entrada o salida de un país, son cada vez más escasas las ocasiones de su ejecución.

Autorretrato-Jean-Cocteau-Paul-Valery_CLAIMA20131120_0150_24Esto es una consecuencia de la tendencia degenerativa del cerebro de esta habilidad, que como cualqiuer otra que cae en desuso, se relega a un segundo o tercero grado, hasta olvidarse. Entonces es cuando tenemos esa capacidad en sí de escribir, pero tan solo por medio de teclas o de pantallas con la representación de estas.

Cuando la misma industria de fabricación de papel y de productos de oficina pasan a la crisis como tantos otros sectores, y hasta se busca el ideal del paperless (sin papel), que elimina absolutamente este eslabón de plasmación de ideas, por otro abosolutamente holográfico. Estas nuevas formas de concebir y de plasmar los mensajes buscan ya la inmediatez y la compatibilidad de su información en la red, lo cual requiere su transcripción a un código binario. No  que estos no fueran ni más ni menos ecológicos, de hecho se dice que estos fueran más amables con la naturaleza, pero lejos de ser cierto usa una infinidad de metales pesados y de cristales raros que requieren de minería especializada en las regiones de los Grandes Lagos de África, ergo, no son menos ofensivas que la tala de árboles o la produción de tinta.

escritura-a-mano-1Lo que cambia en sí es que las nuevas generaciones han concebido el mundo a través de un aparato del tamaño de su palma de su mano, y esto pasó antes de que se pusieran a garabatear su nombre. Cuando llegan a la edad de la razón su mundo pasa por pantallas, pero no por trazos de escritura. En algunos casos grandes pensadores y escritores han denunciado la péridida de la  caligrafía, la extinción de la manuscrita, el olvido de las cartas de antes.

Los medios de comunicación evolucionan a pasos agigantados, y no se ven sus consecuencias hasta cuando el mal ya se implantó. Cuando veamos a nuestros hijos ver la pluma y el papel como un objeto de museo, y se pregunten como diablos le hicimos en la época pre-tecnológica, será demasiado tarde. En casos de emergencia veremos que estas habilidades pueden resucitar, pero nunca con la elegancia de una persona que creció con ello, sino la caligrafía de un niño de cinco años.

Sobre la atrofia intelectual producto del avance tecnológico

430x140-rutina-atrofia-cerebroEn el siglo XXI en marco tecnológico sin precedente en la historía de la humanidad, vemos como la domniación de esquemas nuevos y más simpliicados comienzan a introducirse a la vida diaria, dejando de lado en creciente medida todo método pre-teconlógico por defecto. La ilimitada cantidad de información y la disponibilidad en equpos cada vez más diminutos y funcionales, terminarán por hacer ósmosis en nuestro pensamiento. La ley del mínimo esfuerzo termina por imponerse, dejando atrás toda destreza propia del humano, el cual ve que  con cada paso de la tecnología, nuestras capacidades se disminuyen, hasta atrofiarse enteramente.

En tiempos del medievo el hombre universal y culto sabía de casi todo lo que existía como conocimiento tangible, y ciertamente no era ni lejanamente tan abultado como hoy en día, de ahí que por ello su capacidad de absorbción haya sido semejante a la información disponible. Ahora con el progreso de la ciencia y de infindidad de ramas de investigación, y finalmente la universalizaciíon del acceso a la teconología en generaciones tras generaciones, ha demostrado que en efecto los que nacieron con una presencia de internet muchas veces no tienen la necesidad de memorizar información alguna, dado que para esto hay buscadores que proporcionan en la inmediatez el dato faltante, capital de país o región, fecha de nacimiento o deceso de un personaje público, gobernantes presentes o pasados, etc. No hay la necesidad de memorizarlo, cuando la siempre presente tecnología puede servir de herramieta auxiliar.

ATROFIA-EVOLUTIVA-DEL-HOMO-TECNO.-64-14-03-2015-0-55-48No obstante la evidente ayuda que proporciona al usuario, se puede convertir en una necesidad imprescindible. No nos acordamos ya siquiera de nuestros números de teléfono más ,marcados, cuando estos son marcados desde la agenda del celular, y el dia que este brilla por su ausencia, no somos capaces de recordar ese número tantas veces marcado. El correo de alguién incluso, que puede que le mandemos seguido correos electrónicos ,rara vez pasa de la memoria corta a la larga, puesto que no hace falta a menudo escribirla enteramente, sino que se autocompleta de forma automática por parte del programa usado. Nuestra memoria corta y larga está viéndose perjudicadas por su falta de ejercicio crónico.

tecnologíaOtro aspecto de esta nueva tendencia es que por el exceso de información y la pasividad con la cual en esta era de la información somos esclavos de la misma, no somos capaces de analizar de forma independiente ésta misma. Lo que antes representaba la televisión y su poder de mantener en un estado de pasividad al vidente, ahora el usuario de la tecnología ve que toda la información disponible rara vez pasa del análisis superficial, en el mejor de los casos, y menos se memoriza a largo plazo, la cual da lugar a información de contexto, que sirve en un futuro para valorar y analizar un hecho o un dato de forma autónoma. La pérdida de esta capacidad de abstracción es consecuencia de la reducción de la cantidad de texto a su mínima expresión. No se lee más de lo estrictamente necesario, y todo tiene que venir con la inmediatez. Esto conlleva a una saturación prematura ante un débito mayor que el acostrumbrado y a una cerrazón hacia argumentos más elaborados por parte del usuario.
imagesEn grandes rasgos estamos siendo testigos y víctimas de la atrofia intelectual con cada paso que avanza la tecnología. En ese grado perdemos la capacidad de memorizar, analizar y criticar la realidad, siendo meros espectadores pasivos ante los eventos, reactivos en el mejor de los casos. La tecnología esta logrando que cuando más información existe, menos gente será capaz de analizarla autónomamente.

Sobre la cantidad de horas pasadas en internet y su tendencia en alza

Los hábitos en internet están en permanente evolución, y no dejan de sorprender a la sociedad por su capacidad de transformación de la misma. Es así como en pocos años hemos pasado a que no sólo cada vez más usuarios estén conectados a la red, sino que pasen cada vez más horas  conectados al día. Es por ello que la Asociación Mexicana de
connected-devices1Internet (AMIPCI) publica anualmente sus informes sobre los hábitos de internet en la poblcación mexicana, y que notó un incremento de la horas promedio que el mexicano pasa en internet de 5 horas y 36 minutos en el reporte de 2014 a 6 horas y 11 minutos al día en 2015. Tal es que la tendencia va hacia el incremento gradual año por año de los usuairios a consagrar cada vez más tiempo a estar conectados.

No obstante que 9 de cada 10 de los consultados en 2015 afirma estar inscrito en alguna red social, parece que no se ha logrado la saturación total. De estos Facebook se lleva la primera posición, de la cual la gran mayoría dice consultar con frecuencia, lejos de sus competidos más cercanos, sea este Twitter u otros medios de referencia.

ampicii..En América Latina en términos generales existe una tendencia a tener grandes tiempos de exposición al internet, donde en 2014 Brasil le ganaba con creces a México, con sus cerca de ocho horas promedio que pasa el brasileño conectado a la red, cuando el mexicano tan sólo lo hacía 5 horas y 36 minutos, Los diferentes estudios en el area dicen que de lejos los latinoamericanos son quienes pasan más tiempo conectados en el mundo con un promedio de 12 horas según un estudio llevado por la empresa Zenith Optimedia, mientras que lo asiático, tan solo lo hacen alrededor de 5 horas, superando con creces las cifras de EE.UU., o Europa occidental, Rusia, etc.

El hábito creciente de estar cada vez más tiempo conectados es un resultado de varios factores, entre los que figura la democratización del uso de teléfonos tipo smartphone, que hacen posible que una persona no tenga que renunciar a la conectividad por estar en traslado o fuera de casa. La permanencia online lleva por lo tanto a que menos sea el tiempo que estamos desconectados y más el que estemos conectados.

kuaefuCuando el tiempo que se tiene leyendo, escuchando la radio, o incluso viendo la televisión, vemos que las fuentes de información de la gran mayoría de los internautas se convierten en asiduos consumidores de contenidos en la red, que suplen en grandes rasgos la información prorporcionada por los periódicos u otros medios a su disposición.

Somos por lo tanto testigos de varios epifenómenos, que vienen a eclipsar nuestro modo de vivir y de percibir la realidad, desde que las redes sociales se convirtieron en el prisma por el cual gira y se desenvuelven las relaciones sociales en términos generales,sobre todo para las jóvenes generaciones más que las más antiguas. Las noticias pasan por twitter, y ya no por los canales convencionales de los periódicos o revistas, ni hablar por la radio o tele.

imageLas horas empleadas en internet están en crecimiento perpetuo que parece acaparar cada vez más horas de nuestro día en esta actividad a priori. De ahí que la mayoría lo use en los medios sociales, los cuales son el enganche inicial para la mayor parte de sus usuarios, como indican sendos estudios realizados. Finalmente sería extraño dada la tendencia actual, que esto se revierta, al menos en América Latina, y sin embargo vemos ya los rezagos en las comunicaciones y la transformación que como sociedad estamos experimentando, de la cual pocos se escapan.

Sobre el analfabetismo digital en México

En la actualidad donde todo parece pasar por la digitalización, y donde lo que no esté ahí no está ha surgido un nuevo grupo de marginados, esta vez  tecnológicos. Estos son los analfabetas digitales, aquellos que la tecnonología dejó atrás en su fulminante desarrollo. Son quienes por falta de opciones, recursos o simplemente carentes de la capacidad de entendimiento, han renunciado o desistido a seguirle al desarrollo de la tecnología, y probablemente se quedó en la era del fax, en el mejor de los casos.

brechaEl paradigma del analfabetismo digital se ha convertido en el nuevo problema social. El desconocimiento tanto del modo de operar en la forma más elemental una computadora, hasta el desconocmiento del funcionamiento de la red son ahora el nuevo obstáculo para una infinidad de personas en el mundo, siendo en general, quienes no han tenido nunca antes contacto con estas tecnologías.

El acceso a la red o a un equipo de computo siendo problablemente el primero de los obstáculos presentes, se le agrega que en el caso mexicano, la cobertura de internet no es ni lejanamente omnipresente. Según la SEP el 55% de los adultos mexicanos son analfabetas digitales, los cuales carecen de todo entendimiento en esta materia, y  se encuentran excluidos de un sinfin de infomación disponible a veces únicamente ahí. La brecha digitial en este país siendo mayor que el promedio mundial, viendo que no sólo se debe a que las carencias económica per se, que aflijen a numerosas familias mexicanas con bajos ingresos. Además se sabe desde el INEGI que alrededor del 20% de las familias de este país no cuentan ni con equipo de cómputo, ni con conexión de internet, además que no saben utilizar sus programas más elementales.

Captura de pantalla 2015-06-10 a la(s) 04.21.27 p.m.Sobre todo si nos vamos a los grupos de edad que más conectado, estos son los jóvenes que desde tan tempranas edades de 9 años para delante son los que monopolizan el uso de la red en este país. Los millenials, que hoy son el grueso de los usuarios de la red, son quienes parecen sufrir menos de este problema social. Lo son los de entre 40 años para delante, y sobre todo por arriba de los 55 años, quienes son los que más se ven afectados como categoría de edad.

Si bien tanto el gobierno del Distrito Federal pone a la disposición de la población la Red de Innovación  y Aprendizaje (RIA) para poner al alcance de quienes lo soliciten el aprendizaje de estas nuevas herramientas, como también el mismo gobierno federal que implementó Centros comunitarios DIgitales, para este mismo propósito, la brecha sigue y persiste. No estamos avanzando demasiado en la eliminación de este rezago tecnológico, que supone sin lugar a duda un lastre para el óptimo desarrollo del país con  la tecnología del siglo 21. Lejos de eso, tenemos zonas enteras en México donde tanto las computadoras, como la presencia de la red brilla por su ausencia, donde el grado de presencia de servicios del gobierno de forma electrónica es prácticamente inexistente, y donde la mayor empresa de telecomunicaciones, Telmex no llega.

pg-0002Si la tecnología vino para quedarse, la duda ahora es para quién, o que parte de la población. Si más de la mitad de los adultos en México se dicen incapaces de usarlas apropiadamente o al menos en lo más elemental, esto no es más que la extensión del rezago educativo pre-existente, aunque pasado a un nivel superior, la del rezago digital. Hace falta incluir a todos los sectores y a todos los grupos de edad a la nueva tecnología, si queremos que está  sea democrática y accesible independientemente de las condiciones socio-económicas.

Análisis de  la página Goa Hippy Tribe

Análisis:

http://www.sbs.com.au/goahippytribe/

La página de Goa Hippy Tribe se origina de un reencuentro de  en Facebook de unos ex integrantes en Goa, India. La página de Goa Hippy Tribe está puesta de forma que la introducción es una citación y un pasaporte que va conduciendo hacia la página principal hippies que en los años setentas formaron parte de la comunidad hippy de Goa en India. A través del Facebook grupo se reencontró e inició un proyecto de entrevistas los diferentes miembros hablando sobre su experiencia pasada y cómo ven hoy que se hable de los hippies.

La página está diseñada de forma accesible al tener un esquema muy austero e intuitivo. Una vez en la página principal donde se ven los diferentes extractos de video. Con un fondo de playa visto desde diversos ángulos, se van presentando los diferentes elementos de la página, usando alternativamente el azul cielo, o azul y  amarillo, desde los cuales se puede navegar a través de los 13 extractos disponibles.

La posibilidad de modular los elementos, y la  facilidad del manejo de la página son buenas, en la medida que de forma dinámica se puede retroceder o avanzar en los videos vistos, a la vez que acceder a un listado desde donde se puede ir directamente al video deseado. En la introducción como a todo lo largo de los videos van apareciendo nuevos documentos y videos complementarios, que en cualquier momento son consultables con la posibilidad de volver a la posición exacta del último video visualizado.

Todas las partes de la narración están concatenadas  y se puede por lo tanto elegir ver cualquier video sin orden establecido. Además que en la maleta siempre a la vista, se puede abrir textos en cualquier momento que están ligados al tema y proporcionan información escrita complementaria. Además que el uso de un la letra tipo times new roman resulta agradable a la vista y facilita la lectura en un fondo claro, dejando un buen contraste que no cansa la vista, pese a la relativa longitud de los textos. La información es bastante bien hilada y de una forma muy amena para leer. El estilo es formal pero fluido, por lo que la lectura resulta fácil e informativa a la vez.

Está página es en definitiva sobresaliente en muchos aspectos, desde la composición gráfica, la coherencia entre sus partes como la calidad de su contenido. Por un lado salen videos de la época, además de los testimonios de los diferentes participantes al proyecto, acompañado de textos informativos y bien puestos en contexto. En conclusión es un proyecto bien hilado, con un fundamento claro que se realiza a través de una página bien estructurada y amable para el visitante.

Sobre el Trastorno de Adicción a Internet (IAD) y sus síntomas en la actualidad

internet-addiction-300x227A cada época le corresponde su propio paradigma y sus propias controversias. En la época digital los males que comienzan a afectar a la sociedad, ya no seríán como antes la adicción al alcohol, o al juego por ejemplo. Esta sociedad actual sufre de un nuevo trastorno, el Trastorno de Adicción a Internet (Internet Addiction Disorder, IAD), el cual sigue en viva discusión, puesto que algunos otros investigadores presumen que se trata de un mal uso que deriva en lo que denominan el Trastorno de Uso de Internet. Por lo tanto existen muchas propuestas de cómo denominar y estudiar este  fenómeno social, que potencialmente va a afectar a la generación de milenials y generaciones más jóvenes.

Estamos hablando de que un cambio de hábitos, de relacionamiento, como una creciente dependencia que pasa por lo emocional y adquiere dimensiones patológicas son los resultados de la sobreexposición a la red. En sí la red puede ser el catalizador de una serie de sentimientos de bienestar, pero para ello hay que ir a lo específico, de qué tipo de patologías se tienen identificadas hasta la fecha.

En grandes rasgos se puede determinar lo siguiente:

-la primera categoría siendo la de la adicción al cibersexo, a todo tipo de páginas de contenido sexualmente explícito, que en algunos casos se convierte en un consumo reiterado, al punto que puede incluso perjudicar las relaciones sociales, como la misma vida sexual del individuo afectado.

-La segunda categoría siendo la de la adicción a las relaciones cibernéticas, donde el establecer contactos con gente en la red, se convierte en la prinicipal actividad, por encima de las relaciones “offline”, las cuales comienzan a deterioriarse. Es por lo tanto más fácil establecer amigos en la red, que en la realidad, y estas relaciones llegan a tomar mucho tiempo al día que es desaprovechado.

social-media-and-ecommerceLa tercera categoría siendo la de las apuestas y juegos en línea que han tomado un importante auge recientemente. La adicción a estos juegos, no es más que la transposición de la ludopatía ya conocida de antemano, pero en el plano de la red, donde se le agrega el factor del aislamiento y de la pérdida de la realidad por parte del afectado, que es  capaz de priorizar esto por encima incluso de la familia o el trabajo.

-La cuarta categoría conocida siendo la de la Sobrecarga de Información, con un afán de querer investigar datos en la red de forma compulsiva. Esta patología conlleva a que en exceso ésta actividad puede llevar a un creciente aislamiento y a una obsesión por continuar estas investigaciones en lapsos de tiempo más allá de lo razonable.
-Finalmente la quinta categoría siendo la adición a ciertos juegos complejos o simples, que pueden en sí coptar una gran parte del tiempo de un día para su satisfacción, sin importar que se esté descuidando el entorno familiar o de amigos, como la cuialquier otra ocupación.

Todas estas categorías en sí no tienen aún ningún reconocimiento formal ni médico, pero si se están estableciendo como un nuevo paradigma de las enfermedades del nuevo milenio , donde los usuarios de redes están viendo sus comportamientos cambiar sin aparente razón, perdiendo interés en lo real, y muchas veces buscando ayuda psicológica una vez que reconocen su malestar. Ya existen tratamientos para combatir esta supuesta patología, los cuales intentan reeducar a los afectados por medio de tiempos de desconexión por ejemplo. Muchos casos son por lo tanto problemáticos de evaular, dónde comienza la patología, donde está la normalidad, en algo que no tiene referente por ahora, sino está en plena génesis aún.